¿Qué le pasa a Obama?

Extraño. Muy extraño. Hizo la mejor campaña de la historia, involucrando a la gente, llegando al plano emocional de los americanos y haciendo un uso revolucionario de la comunicación política y las redes sociales. Ha sido premio Nobel de la Paz, y ha conseguido logros históricos en Estados Unidos (reforma de los sistemas sanitario y financiero) (Ver timeline). Su comunicación web sigue siendo un modelo de referencia (ahí es nada la web de la Casa Blanca). Sigue organizando formas revolucionarias de comunicar sus propuestas (¿qué significa la reforma sanitaria para ti?), y organizando a la sociedad. Y, sin embargo, los números no le avalan a Barack Obama: un 48% desaprueba su gestión, frente al 44% que la aprueba, según Gallup. Peor le va en Zogby: 45% de aprobación frente al 54% de desaprobación. Y no sólo eso, la percepción es que está en crisis y con perspectivas peligrosas para las próximas elecciones de noviembre al Congreso. ¿Le pasará lo mismo que a Bill Clinton en 1994, cuando perdió el control parlamentario?

Verdad es que ha tenido que capear con una crisis económica sin precedentes, con el desgaste político que una crisis siempre implica para un gobernante, y con críticas a la gestión del desastre de la plataforma de BP en el Golfo, además de algunas otras cuestiones que desde que accedió al poder le han minado (Irak, Afganistán, Guantánamo, etc). Y por supuesto los republicanos y algunos movimientos como el Tea Party no le han puesto alfombra roja.

Más allá de estas cuestiones, ¿qué ha hecho mal Obama? Tratar de encontrar respuestas a esta pregunta es esencial para los comunicadores políticos, ya que al actual presidente se le supone ejemplo de grassroots, comunicación 2.0 y de casi todo en nuestra profesión.

Aún es pronto para sacar conclusiones; habrá que ver cómo evoluciona la situación y cómo el equipo del presidente revierte la situación. Hablando del equipo, quizá se encuentre aquí una posible explicación. Según Politico.com, no se están haciendo las cosas bien en El Ala Oeste. En este sentido, “arrebatos de sinceridad” como el reciente de Robert Gibbs, jefe de prensa de la Casa Blanca, acerca de que los demócratas podrían perder “the House”, refuerzan esta teoría. Politico.com incluso afirma que a veces se trata a los periodistas con insultos. ¿Qué relaciones públicas son esas?

Asimismo, según advertía el pasado sábado Pablo Pardo, corresponsal del diario El Mundo en Estados Unidos, parece ser que el presidente tiene dificultad para comunicar su mensaje, y que ya no habla con la misma soltura que le hizo ganar las elecciones.

Otra posible explicación apuntada por los expertos es su falta de identificación. Parece ser que Obama no gusta ni a conservadores, ni a liberales ni a independientes. “Conservatives think he stands for backdoor socialism. Liberals think he is a sell-out. Independents think he is a president with no clear compass who is breaking the bank with excessive spending”, explica de nuevo Politico.com. Tal vez ganar las elecciones esquivando posicionarse en ciertos temas le vaya a pasar demasiada factura. Más allá de la comunicación política está la política, decir qué se opina sobre esto y lo otro, controlar al partido y otros asuntos clave.

Quizá sea un buen aviso para los políticos en general. Muchas veces creen que con contratar a comunicadores políticos de primera basta, y que con su varita mágica les harán ganar las elecciones y les construirán una gran imagen. Y es cierto, el poder de la comunicación política es muy, muy grande. Pero, en última instancia, da igual que la comunicación de un producto sea muy buena si el producto es malo en sí mismo.

Afortunadamente, el producto Obama es bueno, como demuestran las leyes históricas que ha aprobado y otros grandes hitos políticos (entre ellos no haber dependido del dinero de lobbies para financiar su campaña). Además, no se debe subestimar su maquinaria electoral, y aunque no se le auguren buenos resultados para las elecciones del midterm, habrá que ver. Aún queda mucho partido. En cualquier caso, habrá que seguir el tema con atención para extraer lecciones de comunicación política, que se apuntan muy importantes para la profesión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Qué le pasa a Obama?

  1. En mi opinión, el Sr. Obama, simplemente tiene el fallo de ser ante todo un ser humano. El fallo viene de las expectativas no cumplidas del Super-heroe, un héroe, vence al villano ( la crisis) en hora y media y además se queda con la chica. El ritmo al que sube y baja la bolsa ( diario), se hacen revoluciones que derrocan tiranos ( 1 semana), se realizan operaciones de rescate financieras (unos meses), nos deja con la sensación que todo es factible en “no time” y eso para determinadas cosas, no funciona. Los logros parciales a medio y largo plazo no existen, es la resolución completa lo que vale, la que aceptamos para otorgar esa confianza a nuestros superhéroes.

    • Muchas gracias por el comentario, Riskyandfunky! Estoy de acuerdo contigo. Al final uno es humano, a pesar de que gracias a las redes sociales y a la campaña te hayas puesto el traje de Spiderman. Por mucho que se le quiera pegar un bofetón al establishment de Washington y cambiar las cosas por la capital, como Obama quería, el juego político es el que es, y hay otros factores y poderes decisivos, especialmente el económico. Y se entra un terreno en el que la comunicación política no basta en sí misma. Como bien dices, en el corto plazo la Bolsa puede decidir si un país quiebra o no en periodos de tiempo muy breves, y en el largo tu estrategia de inundar el país de dólares puede fracasar. Y en un escenario de crisis mundial eso deja muy tocadas tus opciones de ser reelegido… Pero volviendo a la campaña, me gustó mucho su capacidad de crear comunidades de base e ilusionar a la gente en torno a un proyecto nuevo, una ilusión que se basó en gran parte en emociones. Ahí quedan vídeos como http://www.youtube.com/watch?v=3iojPaw8yX0. A veces echo en falta un poco de esa gran retórica emocional en los comicios de este lado del Atlántico, que les darían un toque diferente, a pesar de que luego el día a día te obligue a tener los pies en la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s